Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | CONSEJOS | 25 de Julio de 2018

Cómo funciona el sistema de capas para vestimenta de montaña

El sistema de capas es fundamental para protegerse en montaña. Foto: Manu Córdova
El sistema de capas es fundamental para protegerse en montaña. Foto: Manu Córdova

Este artículo explica el funcionamiento del sistema de capas para vestimenta en montaña de una forma general.

Para profundizar en cada una de las capas, y elegir la prenda más adecuada para vuestra actividad, os recomendamos leer los artículos:

Cómo elegir tu primera capa para actividades de montaña y esquí
Cómo elegir tu segunda capa para actividades de montaña y aire libre
Como elegir tu tercera capa para actividades de montaña y aire libre
El secreto de las prendas impermeables y transpirables. La membrana



UN POCO DE HISTORIA


Si bien la vestimenta de montaña siempre ha estado compuesta por varias prendas superpuestas, podemos situar el nacimiento del sistema de 3 capas, tal y como hoy lo conocemos, en 1986, cuando la marca noruega Helly Hansen propuso esta combinación como ideal para los montañeros y alpinistas.

Dos factores clave en el nacimiento fueron el desarrollo en los años anteriores de las primeras capas de fibra sintética, y la creación de las primeras chaquetas con membrana impermeable y transpirable.

Hasta ese momento, las chaquetas impermeables no transpiraban, y por eso su uso era muy restringido y un verdadero infierno de sudor para quienes los empleaban en situaciones atléticas y en movimiento fuerte, como es el caso de los practicantes de deportes de montaña y al aire libre. Lo normal, además, era que la capa exterior tuviera relleno.


¿POR QUÉ EL SISTEMA DE CAPAS?


Cualquier montañero o persona que desarrolle actividad al aire libre en condiciones desfavorables necesita protección frente a los elementos, (bajas temperaturas, viento, lluvia, nieve.)

Es decir: necesita estar caliente y seco:

  • Protección frente a los elementos: que la lluvia, la nieve, etc, no penetre desde el exterior mojándonos y enfriándonos
  • Evacuación del sudor: a pesar de las bajas temperaturas que podemos encontrar en la montaña, debido a la fuerte actividad, la transpiración nos puede empapar. Al detenernos sufriremos un enfriamiento súbito que nos puede traer serios problemas.

Resumiendo: además de protección, necesitamos tener el cuerpo seco, tanto de humedad exterior como interior.

La mejor solución a este problema la da el sistema de capas. Hay mejoras y avances en los materiales y el diseño, en los últimos tiempos ha cambiado por algo que podríamos denominar 2’5 capas, y que más adelante explicaremos, pero 3 décadas después sigue siendo la base del sistema empleado en la vestimenta outdoor.

¿EN QUÉ CONSISTE?


Explicamos el sistema básico. Después explicaremos algunas de las variaciones surgidas a lo largo de los años, adelantando que -en estos momentos- el sistema ha sufrido una profunda renovación.

  • 1ª capa interior: Es interior, pegada a la piel. Fabricada en materiales de secado muy rápido, su misión es mantener la humedad del sudor alejada del cuerpo, evacuándola hacia la segunda capa. Mantiene el cuerpo seco. En invierno también tiene que ayudar a la retención de calor.
  • 2ª capa intermedia: Su misión es aportar calor. Tradicionalmente estaba formada por forros polares o materiales más atléticos como el Powerstrech; hoy en día las prendas finas de relleno sintético son también muy usadas. Recoge la humedad expulsada de la 1ª capa, evacuándola hacia el exterior.
  • 3ª capa exterior: Chaquetas con membrana, impermeables y transpirables, cuya misión es impedir que la lluvia, el viento y la nieve pasen al interior, y a su vez puedan evacuar la humedad interior.


  • ¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DEL SISTEMA?


    La principal es su polivalencia:

    • En situaciones de mal tiempo (frío, humedad exterior), llevaremos las 3 capas puestas:
      • Protección completa contra los elementos del exterior
      • Calor
      • Evacuación de la humedad interior
    • Si el tiempo es seco y el frío moderado, usaremos 1ª y 2ª capa:
      • Calor
      • Evacuación de la humedad interior.
    • Si el tiempo es húmedo y con poco frío, podremos llevar solo la 1ª y la 3ª capa
      • Protección contra humedad exterior
      • Evacuación de la humedad interior
    • En el caso de que suba la temperatura y no haya humedad, podremos llevar solo la 1ª capa
      • Nos mantenemos secos de humedad interior.

      Las capas que no utilicemos las llevaremos en la mochila, y durante el día podremos irnos adaptando a las condiciones, eligiendo la mejor combinación para cada momento. Estaremos preparados para cualquier contingencia, y con un sistema que nos protege adecuadamente.


      ¿CUÁLES SON LAS VARIACIONES DEL SISTEMA?


      A fecha de hoy ha cambiado mucho y rara vez encontraremos 3 prendas tradicionales. Si bien la primera capa permanece bastante inalterada, y la 3ª ha cambiado poco, la forma de emplear las segundas capas ha sufrido una pequeña revolución:


      1. Softshell:


      En los primeros años de este siglo surgieron nuevas prendas para perfeccionar el sistema en algunas situaciones.

      ¿Qué es lo que ocurría?

      Las segundas capas -en aquel momento básicamente forros polares o prendas gruesas elásticas- tenían una buena capacidad calorífica, pero no protegían del viento, y no eran tan resistentes a roces como los hardshells técnicos.

      Además, estas capas no tenían ninguna resistencia a la humedad, por lo que en el momento en el que la nieve, la lluvia por suave que fuera, etc, aparecía, teníamos que colocarnos la tercera capa.

      En muchas ocasiones (por ejemplo, con lluvia fina con poco frío), esa tercera capa aumenta nuestra sudoración y nuestra incomodidad. Y con lluvia fina, o nieve poco húmeda, no se necesita la alta protección que la 3ª capa ofrece. (Los hardshell transpiran, pero -como explicamos en este artículo sobre las membranas tercera capa, que os recomendamos leer- no hacen milagros. Y su falta de elasticidad las hacía algo incómodas.)

      Por ello se pensó en crear unas prendas 2ª-3ª capa, con capacidad calorífica, pero que fueran resistentes y dieran una cierta protección contra los elementos, para viento, lluvia fina, etc.

      Primero se crearon prendas cortavientos, pero no eran la mejor solución, por su rigidez y poca transpirabilidad. Tal y como eran en ese momento, ya no se fabrican.

      Así que se investigó para crear los materiales que permitieran fabricar una segunda capa cómoda, resistente, elástica, y con mediana protección contra la humedad, que pudiera usarse junto a la 1ª capa -sin tercera- en circunstancias que, en ese momento, obligaban al uso de un hardshell (nieve, lluvia fina, viento, situaciones de actividad con roce como el alpinismo o la escalada, etc.)

      Habían nacido los softshell. Fueron una excelente aportación al sistema, que sigue siendo muy utilizada.

      Una combinación muy usada es un softshell con una chaqueta tercera capa ultraligera, que llevaremos en la mochila para los casos extremos en la que la necesitemos.


      2. 2ª capa con relleno: el sistema de 2.5 capas


      En estos momentos, las chaquetas polivalentes ligeras rellenas de fibra o pluma tienen un uso muy extendido.

      Su diseño permite su uso bajo la tercera capa, pero también se emplean como chaqueta calorífica exterior, o sin tercera capa.

      ¿Sus ventajas? Más polivalentes, pero sobre todo más ligeras que un forro grueso. Para la misma capacidad calorífica, su volumen comprimido dentro de su bolsa es mínimo, una buena ventaja a la hora de llevarlas en la mochila, de que un escalador o alpinista lleve la bolsa colgada en el arnés para usarla en las reuniones, etc.

      También son más dúctiles, y bastante más cómodas y atléticas a la hora de realizar movimientos que un polar grueso.

      Aunque gestionan bien la humedad enviada por la primera capa, los forros polares funcionan mejor en este apartado. Por eso se siguen usando, sobre todo cuando el frío es menor, o la actividad es muy intensa.

      Con el empleo de estas prendas, se ha creado algo que podríamos denominar “el sistema de 2’5 capas”, sobre todo para actividades atléticas como esquí de travesía, alpinismo rápido, carreras:

      • Una primera capa
      • Una doble segunda capa compuesta por:
        • Un polar fino tipo powerstrech, micropolar o nuevos materiales
        • Una chaqueta ligera rellena de fibra con cierta protección contra los elementos
      • En caso de necesidad, una tercera capa impermeable-transpirable, bien encima de la doble 2ª capa, bien sustituyendo a la prenda con relleno.

      3. Situaciones de frío intenso


      Si bien suelen usarse 3 capas combinadas entre sí, en situaciones de frío intenso puede añadirse una capa calorífica extra al sistema, como una chaqueta de plumas o fibra clásica.


      ¿QUÉ TIPO DE PRENDAS ELEGIR?


      El sistema se adapta a cualquier actividad, época del año, y condiciones:

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)