Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | TECNOLOGÍA | 16 de Marzo de 2018

El secreto de las prendas impermeables y transpirables: la membrana

Haglöfs
Afrontando el temporal de viento y nieve; membrana imprescindible. Foto: Haglöfs

Las prendas para actividades de montaña impermeables y transpirables han sido, probablemente, el mayor avance en vestimenta de montaña del último siglo.

Su principal componente es la membrana interna, responsable de sus características.

En este artículo os explicaremos qué tipo de membranas y prendas que las llevan podemos encontrar habitualmente, y cómo funcionan.

Primero vamos a explicar algunos conceptos básicos muy interesantes, como qué es la impermeabilidad, la resistencia al agua, la transpirabilidad, los tratamientos de repelencia al agua. Pueden sonar a cosa sabida, pero como veréis, no lo son. También explicaremos cómo se miden estas variables.

Después pasaremos a explicar cómo funcionan las membranas de diferentes tipos. Aunque sea una explicación larga y algo técnica, os recomendamos leerla; de esa forma entenderéis fácilmente algunas sensaciones que todos hemos notado al usarlas, y que habitualmente malinterpretamos. Comprenderéis a qué nos referimos al leer esa sección.

Hay que destacar que las prendas con membrana no son milagrosas: funcionan muy bien cuando son necesarias, pero si no son necesarias, actividad con calor, sin humedad, es mejor llevarlas en la mochila para cuando hagan falta.

CONCEPTOS BÁSICOS



1. IMPERMEABILIDAD


1.1. ¿Existe la impermeabilidad?


Podríamos comenzar afirmando que, si entendemos que impermeable es aquello que en ningún caso deja pasar el agua, pocas cosas hay que sean impermeables, incluido el plástico. Y desde luego, no lo sería la ropa impermeable y transpirable de montaña.

¿Cómo se explica esto? Porque más que de impermeabilidad, deberíamos hablar de resistencia al agua: en nuestro medio, se considera que una prenda es impermeable cuando su resistencia al agua es tal que, en prácticamente todas las ocasiones, aguantará las condiciones meteorológicas que podamos encontrarnos en la montaña.

1.2. ¿Y cómo se sabe qué se considera impermeable, y qué no?


No hay un estándar unificado en la industria del outdoor que nos permita conocerlo. Pero sí que hay indicadores muy claros. Vamos a verlos.

1.3. Medición de la resistencia al agua


Las pruebas se realizan bajo la norma europea ISO 811:1981 (Textile fabrics -- Determination of resistance to water penetration -- Hydrostatic pressure test). Allí se especifica cómo realizar en laboratorio la prueba de resistencia al agua de un tejido.

Para medir esta resistencia se emplean unos aparatos que miden lo que se denomina “columna de agua”. Se coloca un tejido plano y tenso, sin que nada lo roce por debajo ni por encima, se coloca un tubo cuadrado de 1x1 pulgadas encima, y se va llenando de agua, lo que hace aumentar la presión, hasta que finalmente el líquido acaba traspasando el tejido.

La medida en milímetros de la altura del agua en el tubo en el momento en el que el agua empieza a traspasar la tela indica su impermeabilidad.

1.4. ¿Es una prenda lo suficientemente impermeable?


Buscaremos en su ficha técnica la información de la medida en milímetros de su columna de agua

  • 0-5.000mm: Cero es no resistencia (una camiseta técnica, una camisa, etc.), 5.000mm es una resistencia no muy alta: lluvia ligera, nieve seca, etc.
  • 6.000mm-10.000mm: Lluvia ligera a moderada, nevada moderada
  • 11.000-15.000mm: Lluvia de moderada a fuerte, nevada fuerte
  • 16.000-20.000mm: Lluvias fuertes a muy fuertes, tormentas intensas de nieve.
  • Más de 20.000mm: Protección extrema.

Carlos Pérez
Un mal día en la Aiguille des Cosmiques, imprescindible la chaqueta con membrana. Foto: Carlos Pérez

Estas son cifras que, en general, se consideran aceptadas como buenas para una chaqueta de montaña. Sin embargo, en otros ámbitos (o incluso en otros elementos empleados en el montañismo, como veremos luego) oiremos que algo es impermeable a partir de 2.500mm de columna de agua, apenas un 10% de la resistencia de algunas chaquetas de alta gama.

¿Cuál es la explicación?

1.5. La impermeabilidad en condiciones reales


Hay varios motivos.

El primero tiene mucho que ver con la presión: hemos visto que el test mide la altura del agua contenida en la columna; es decir: la presión del agua va subiendo según añadimos agua, hasta que traspasa el textil.

Por eso, las presiones sobre el exterior de la chaqueta provocan que con menor cantidad de agua, esta penetre. Así, con fuerte viento, la impermeabilidad baja.

Pero el mayor aumento de presión se produce por roces, y ahí la pérdida puede ser importante: roces de tirantes y respaldo de mochila, de un alpinista contra la roca, mangas con cuerpo al andar, roce con las prendas interiores, etc.

Debido a estos factores externos se aumenta la resistencia al agua medida en laboratorio, para un uso seguro en el terreno.

Otra aspecto muy importante es la exposición temporal: aunque buena parte del agua que cae sobre la chaqueta desliza, gracias al tratamiento DWR que veremos luego, tras unas horas el agua va haciendo su labor de zapa.

Barrabes
Un largo día de lluvia y nieve húmeda en la montaña necesita de alta protección

Y por último, el desgaste, las manchas, etc, estropean las propiedades de la membrana (hablaremos sobre esto al explicar el funcionamiento de las membranas). Esto es muy importante para entender por qué es tan elevada la columna de agua: las mejores marcas con Gore-Tex, por ejemplo, realizan sus prendas de manera que, tras un desgaste extremo, sigan manteniendo al menos un 60 por ciento de sus propiedades, y aún tengan una resistencia al agua que permita su uso con tranquilidad, así que se construyen con alta resistencia pensando en compensar esa pérdida.

(De lo que se deduce que una chaqueta con membrana de 20.000mm podría tener sólo 8.000mm si siempre se mantuviera como nueva).

Podemos resumir que, sobre el terreno, la resistencia real al agua viene marcada por la relación columna de agua, presión externa/roce, tiempo de exposición, y estado de la membrana.

1.6. Tienda de campaña ¿sólo 3.000mm?


Una tienda de expedición, preparada para la peor tempestad, puede tener una columna de agua en su doble techo de entre 1.200mm y 3.000mm tan solo, frente a los 20.000m-30.000m de una chaqueta...pero eso sí, en su suelo, empleará una columna de agua superior.

Además de que es contraproducente que sea superior, porque tenemos que respirar y de una forma u otra tiene que haber circulación de aire, podemos recordar lo que hemos dicho sobre la presión. Un doble techo tenso no aguanta roces internos, así que la columna de agua de laboratorio es muy similar a la de las condiciones de campo (como hemos dicho, en laboratorio 2.500mm ya se considera impermeable).

Sin embargo, un suelo aguanta presión contra el suelo al haber alguien dentro. Por eso la columna de agua suele ser superior a la del doble techo, sin llegar a la de una chaqueta, porque la humedad que recibe es a través del suelo, no directamente de la lluvia.

Quizás ahora se entienda mejor por qué, como tantos hemos vivido, cuando uno está dentro de una tienda de campaña “normal”, si su cuerpo o su mochila rozan las paredes mientras llueve, el agua entra por ese punto; hemos añadido presión.

Ignacio Ferrando
Viento y nevisca nos detienen tras esfuerzo intenso. Sin transpirabilidad, el sudor generado nos helaría

2. TRANSPIRABILIDAD


Si la impermeabilidad de una prenda indica la resistencia a que la humedad atraviese un textil, y cuánto más resistente sea a la penetración, mejor será, la transpirabilidad es todo lo contrario: indica la capacidad que tiene la humedad para atravesar ese mismo textil, y cuanta menor resistencia oponga a la penetración, mejor será.

Ésta es la paradoja de estos tejidos, la gran dificultad de su diseño: para ser buenos, tienen que cumplir requisitos aparentemente incompatibles, como son la resistencia a la penetración de la humedad y la facilidad a la expulsión de la humedad. Pocos materiales textiles hay que incorporen la tecnología, el I+D y los años de investigación que lleva encima una prenda de montaña de este tipo de buena calidad.


2.1. ¿Qué es la transpirabilidad?


Esta pregunta tiene respuesta más sencilla que la de la impermeabilidad.

La transpirabilidad de una chaqueta indica la capacidad que tiene para expulsar al exterior la humedad interior, provocada principalmente por el sudor, manteniéndonos secos.

Por eso, un impermeable de plástico (cuya impermeabilidad es altísima), no es útil en actividad. Acabaremos empapados por nuestro sudor, tendremos un problema en la montaña al detenernos (enfriamiento súbito), deshidrataremos.

Nuestro organismo, en caso de sobrecalentamiento, exuda sudor, que se queda en la piel. El calor corporal hace que se evapore, y al hacerlo roba calor del cuerpo, bajando la temperatura de la piel y el organismo. Es su forma de “refrescar” el sistema. Si impedimos la evaporación, podemos tener problemas muy serios de sobrecalentamiento.

Hay que decir que una chaqueta impermeable y transpirable no es milagrosa. Tiene una capacidad límite de expulsión, y si la superamos, la membrana “satura”. Pero a veces se oyen quejas exageradas; si alguien duda de la gran utilidad de este tipo de prendas, que pruebe a realizar una salida por el monte con una chaqueta de plástico para comparar.

Además, a veces la saturación interior es más una sensación que una realidad, debido al especial funcionamiento de algunas membranas. Lo veremos más adelante; como decíamos al comienzo del artículo, es importante conocerlo para entender algunas sensaciones.

2.2. Medición de la transpirabilidad


Es complejo medir la transpirabilidad, incluso en las pruebas de laboratorio. En el terreno, las condiciones externas, (humedad relativa y absoluta del ambiente, diferencia de temperatura entre el interior y el exterior), influyen mucho en su funcionamiento.

Algunos de los factores para mejorar la transpirabilidad están en nuestra mano, como la correcta elección de la primera capa. Os recomendamos leer nuestro artículo “Cómo elegir tu 1ª capa interior para actividades de montaña y esquí” para más información.

En Europa se emplea la norma ISO 11092. Es un método fiable por comparación: permite enfrentar diferentes tipos de membranas, bien del mismo fabricante, bien de diferentes fabricantes.

Se expresa en RET (Resistencia Textil a la Evaporación), medida en m²/pa/w. Al indicar resistencia a que la humedad cruce la membrana, cuanto menor sea el número RET, mayor transpirabilidad. El Instituto Hohenstein, reputado laboratorio alemán, ha creado una tabla que combina la prueba RET con pruebas de usuarios. Es bastante efectiva:

  • RET 0-6: Muy bueno. Extremadamente transpirable. Confort durante actividad intensa.
  • RET 6-13 Bueno. Muy transpirable. Confort en actividad moderada.
  • RET 13-20 Normal. Transpirable, pero poco confort en actividad.
  • RET 20-30 Deficiente. Apenas transpirable. Mínimo confort en actividad.
  • RET 30+ Muy deficiente. No transpirable. Sin confort en actividad.

Sin embargo, en muchas ocasiones veremos la transpirabilidad expresada en gramos/metro cuadrado/día. Esto indica la cantidad de humedad que la prenda es capaz de expulsar; en ese caso, a mayor número, mayor transpirabilidad. Esto ocurre porque en EEUU son varios los métodos que se emplean, por parte de diferentes laboratorios, lo que complica la comparación.

Podemos decir que las mejores membranas, como el Gore-Tex Pro 3L, con una impermeabilidad de casi 30.000mm, están en cifras RET 4-6, mientras que el Gore-Tex clásico con lámina PU (después entenderéis a qué nos referimos) está entre 7-10. Gore-Tex Pro 3L y eVent son las dos membranas más transpirables, por encima de cualquier otra, aunque en el caso de eVent esta transpirabilidad, como explicaremos, tiene algún hándicap.

En general, la transpirabilidad ha mejorado mucho. Y así como al hablar de impermeabilidad somos nosotros los que tenemos que decidir qué necesitamos (no es lo mismo una chaqueta de expedición que una para correr por montaña), en cuando a la transpirabilidad lo importante que tenemos que saber es que en la chaqueta que compremos, elegida según nuestra actividad y presupuesto, el fabricante habrá puesto la máxima posible según su impermeabilidad y gama -el precio influirá en la membrana empleada por la marca y la forma de construir la prenda.


2.3. Tratamiento DWR (Durable Water Repellent)


DWR significa Durable Water Repellent (Repelencia al agua permanente), y prácticamente todos los tejidos exteriores empleados para chaquetas y pantalones con membrana (y en ocasiones sin ella), lo llevan, de una u otra manera.

También se denomina comúnmente tratamiento deperlante.

Este sistema evita que el agua empape el tejido exterior que protege la membrana. Ganaría peso, y además bloquearía los poros, dejando de transpirar.

El tratamiento DWR crea una superficie de tejido rugosa, en forma de zigzag o “pelillos” que evitan que el agua se esparza, obligándola a a formar gotas redondas sobre los picos del zigzag. De esa manera no empapa, y además sacudiendo la chaqueta, seca muy rápido.

Están gotas se forman porque la rugosidad disminuye mucho la “tensión de superficie” del tejido, y porque el agua tiene una alta “tensión de superficie”. Entenderéis qué es esto al leer el apartado de membranas, allí lo explicamos porque es muy importante.

Con el uso, el roce, las manchas, el tratamiento DWR de la prenda se va deteriorando; lo bueno es que, en la mayoría de los casos, este deterioro no es irreversible. No sólo hay numerosos productos especializados que lo regeneran; también un adecuado mantenimiento de lavado devuelve la "rugosidad" a la vida y a su condición original.

Gore-tex
El tratamiento DWR también se llama deperlante: el agua permanece como perlas, no crea lámina

MEMBRANAS EPTFE (TEFLÓN EXPANDIDO)


Son las más empleadas, y fue la primera en usarse, por Gore-Tex.


1. Un poco de historia. El descubrimiento del ePTFE


En 1978, Bob Gore comercializó las primeras prendas que -pasmo para los contemporáneos- no sólo podían considerarse impermeables, sino que transpiraban, evacuando el sudor al exterior.

En su momento pareció contradictorio y absurdo, y provocó no poca incredulidad -hoy en día su funcionamiento sigue sin ser entendido por muchas personas-. ¿Cómo puede ser que un material textil permita la salida de humedad, pero no permita la entrada de la misma?

Todo comenzó en 1969, cuando el mismo Bob Gore descubrió en el laboratorio que habían instalado sus padres en el sótano de su casa las posibilidades de expansión del politetrafluoroetileno (PTFE, comúnmente conocido como Teflón, descubierto accidentalmente en 1938 por Roy Plunkett, mientras trabajaba en Nueva Jersey para DuPont).

Había nacido el ePTFE (expanded PTFE), que pronto iba a revolucionar mundos tan dispares como el de la ropa de montaña, las cuerdas de guitarra, o la medicina.

1.2. ¿En qué consiste el ePTFE?


De forma básica: si se estira una lámina de Teflón, empiezan a crearse pequeños agujeros (poros) en el mismo, de una forma similar a lo que ocurre si estiramos la membrana que rodea a algunas piezas de carne, o un chicle.

Al expandir el PTFE (teflón) para obtener ePTFE se crea una estructura microporosa compuesta en un 70 por ciento de aire. Estos microporos son los que permiten la evacuación de la humedad interna.

Gore-tex
Fotografía de membrana Gore-tex al microscopio

Por hacernos una idea de lo microscópico de estos poros, en cada cm² hay 1.400 millones.

1.3. Funcionamiento de la membrana de ePTFE. Líquido vs gas


¿Cómo puede ser que la humedad pueda cruzar a través de esos poros de dentro a fuera (transpirabilidad), pero no pueda hacerlo de fuera a dentro (impermeabilidad)?

La respuesta fácil está en la disociación molecular que se produce en las moléculas al pasar de estado líquido a gaseoso. La respuesta compleja la veremos más adelante.

Explicación simple:

El diámetro de los poros es de una milésima parte de 1 milímetro. Cuando sudamos, expulsamos vapor de agua (estado gaseoso). Las moléculas de gas (vapor de agua) no se asocian entre ellas, mientras que las moléculas de agua en estado sólido se asocian entre ellas. Una gota de agua, compuesta por trillones de moléculas, es 20.000 veces mayor que el poro de ePTFE, pero una molécula (vapor), es 700 veces menor que el poro.

Es decir: el agua de lluvia que cae sobre la chaqueta, en estado líquido, no puede penetrar al interior porque ha formado una asociación de moléculas que es de mayor tamaño que el poro.

Pero nuestro sudor, al evaporar por el calor corporal, sí que puede salir al exterior a través de estos poros, porque esas moléculas se han disociado al cambiar el estado del agua de líquido a gaseoso.

Parece simple, ¿no? Desgraciadamente, no lo es tanto; esto solo explica una parte del funcionamiento, pero el proceso es mucho más complejo. Y es importante conocerlo, porque es donde radica la diferencia entre las diferentes membranas ePTFE del mercado, y porque -como decíamos al principio- nos ayudará a entender algunas sensaciones que notamos al usar prendas con membrana.

Así que pasamos a ver la explicación compleja


1.4. Funcionamiento real de las prendas con membrana ePTFE


Cuando se crearon las primeras prendas con membrana GoreTex a finales de la década de los ‘70 del siglo pasado, pronto se comprobó que, si bien el funcionamiento era bueno cuando eran nuevas, en pocas semanas su transpirabilidad descendía mucho hasta casi desaparecer, y posteriormente empezaban a perder impermeabilidad.

¿El motivo?

La explicación del tamaño de los poros anterior no es completa. Es cierto que las moléculas de agua tienden a agruparse en gotas...siempre que la “tensión de superficie” -es la denominación científica- del material en el que se apoyan sea baja. Y el eTPFE es muy hidrofóbico, con una tensión de superficie muy baja.

¿Qué significa esto?

Que su poder de atracción sobre sobre las moléculas de agua es muy bajo. Como éstas tienen una tensión de superficie muy alta (tienden a agruparse y a ocupar el menor espacio posible), y la atracción del eTPF es muy baja, se forman grandes gotas esféricas separadas entre sí, de mayor tamaño que el poro.

Si la tensión del eTPFE fuera muy alta, las gotas no se formarían, y la prenda podría calar.

Una forma de visualizar lo que significa superficie de tensión baja es con una sartén con recubrimiento de Teflón. Si echamos unas gotas de agua, veremos como no se extienden ni pierden la forma, y además patinan sobre la superficie.

Y esta misma capacidad hidrofóbica de la membrana también hace funcionar la transpirabilidad: en el momento que el vapor de agua entra en contacto con el eTPF, es expulsado a través de los poros hacia el exterior.

¿Y qué tiene esto que ver con la pérdida de transpirabilidad del primer Gore-Tex?

Ocurre que lo que sirve para el agua no sirve para, por ejemplo, el aceite que desprende nuestro cuerpo -podemos hacer la prueba de la sartén con aceite en lugar de agua: veremos cómo se expande-, la suciedad, protectores solares, nuestras manos a las que hemos aplicado cremas, etc. Todos estos compuestos tienen una tensión de superficie alta, por lo la membrana eTPF, contaminada a las pocas semanas por el uso, se reconvertía en algo que atraía las moléculas de agua, empapándose.

Primero se comprobó que las chaquetas perdían transpirabilidad, porque la membrana interior se empapaba según el eTPF iba degradándose por productos de alta tensión de superficie. Con el tiempo, podían perder también impermeabilidad.

1.5 ¿Cómo solucionó Gore-Tex el problema de la contaminación de la membrana?


Exteriormente, con los tratamientos DWR (Durable Water Repelent) de los que hemos hablado.

Interiormente (en donde estaba el verdadero problema; la membrana tenía protección exterior, pero no interior), GoreTex decidió añadir una nueva capa interna, en forma de lámina ultrafina oleofóbica de Poliuretano, para proteger la membrana.

Gore-Tex: capa exterior, membrana, lámina PU, forro interior
Gore-Tex: capa exterior, membrana, lámina PU, forro interior

Pero esto tenía consecuencias: esa lamina continua (sin poros), que rechazaba los aceites y contaminantes, dejaba limpia la membrana...pero el poliuretano (PU) normal no permite la transmisión de agua, ni en forma líquida ni sólida. Es decir: se perdía la transpirabilidad.

Entonces se les ocurrió una idea bastante genial: añadir en su composición compuestos que convirtieran la lámina de PU en totalmente hidrofílica, como una esponja. Que recogiera toda la humedad posible generada por nuestro cuerpo. Y a partir de ahí, gracias a los procesos conocidos como absorción, difusión y desorción, se trasladaría al exterior de la lámina, en donde encontraría los poros de la membrana por los que salir al exterior.

  • Absorción: Proceso físico por el que las moléculas de sudor son atraídas a la lámina de PU gracias a su hidrofilia, empapándose.
  • Difusión: Proceso físico por el que, al haber diferencia de concentración de humedad entre la lámina de PU interior y la membrana exterior, por la tendencia al equilibrio, la humedad se transporta de la zona de mayor concentración (PU) a la de menor (ePTFE).
  • Desorción: Proceso físico por el que un gas abandona un sólido, en este caso el vapor de agua la membrana eTPF, saliendo al exterior.

Es decir: al ir empapando la lámina por la absorción, la difusión hace que la humedad en la lámina PU busque la menor presión y concentración de la membrana eTPFE. Allí se encuentra con la hidrofobia del material, que expulsa al exterior la humedad a través de los poros en forma de vapor por la desorción.

Además de la lámina-membrana, las prendas llevan un forro interno textil para proteger el conjunto y que resulten más agradables al tacto.


1.6. ¿Por qué decimos que es importante conocer esto?


Hemos dicho al comienzo que entender como funciona la membrana nos ayudaría a comprender ciertas sensaciones que solemos tener al colocarnos una chaqueta con membrana GoreTex (clásico o normal; el actual Gore-Tex Pro, el de más alta gama, ha superado este problema y eliminado la lámina PU. Luego lo veremos) , que hacen que suela considerarse menos transpirable de lo que realmente es. Esto es lo que ocurre:

  • Para que la membrana empiece a evacuar a pleno rendimiento humedad al exterior, la microscópica lámina de PU tiene que ir empapando. Cuanto más empapada esté, más diferencia de concentración habrá, y mayor difusión habrá -lo que se traduce en mayor transpiración. Por esto todas y todos hemos tenido, al colocarnos una chaqueta de Gore-Tex, la sensación de que a veces, sobre todo al poco de ponérnosla, se empapa por dentro, creando incomodidad.
  • Lo que ocurre realmente es que, al ser tan hidrofílico el PU, atrae rápidamente toda la humedad interior, de forma similar a las bolsitas de bolas de gel de sílice. De hecho esto es bueno, porque significa que esa atracción aleja rápidamente del cuerpo y las prendas interiores toda la humedad del cuerpo, que es de lo que se trata. Pero como cuanto más empapada esté, más humedad evacua, como hemos explicado, al principio, mientras se empapa, la expulsa más lentamente, creando esa incómoda sensación de humedad interior al rozar la piel el tejido.
  • En condiciones normales esta humedad va desapareciendo en cuanto empieza a funcionar el sistema a pleno rendimiento y la difusión sea óptima, hasta que saturemos de nuevo la membrana -por exceso de sudoración en actividad fuerte, porque empleamos la chaqueta en condiciones de lluvia con calor, etc-. En otras ocasiones, con frío, actividad normal, etc, no la volveremos a sentir. (Volvemos a recordar que este tipo de prendas deben emplearse en las situaciones adecuadas.)
    También puede ser que estemos generando muy poca humedad (poca actividad, temperatura exterior fría, etc), y no tengamos la sensación de humedad ni siquiera al comienzo, porque la lámina de PU puede gestionarla a baja intensidad de funcionamiento de la difusión.
  • Podríamos resumir diciendo que, aunque funcione, una membrana con PU lleva un ligero retraso sobre nosotros (el sistema de absorción-difusión-desorción hace que nuestra humedad tarde un poquito en ser evacuada, y esto puede crear sensación de humedad interior, porque ésta está “esperando para despegue”.) Otras veces saturaremos la membrana por sobrepasar sus posibilidades. Ya hemos dicho que estas prendas son altamente eficaces, pero no hacen milagros.
  • Por eso, independientemente de su ratio de transpirabilidad, podemos sentirnos algo húmedos, y confundimos esta sensación con la falta de transpirabilidad, cuando en realidad es una sensación de incomodidad debido a cómo está configurado el sistema, pero la membrana sí que está cumpliendo su función.


1.6. ¿Puede evitarse esta concentración interior de humedad?¿Hay membranas que no la sufren?


Hasta ahora hemos explicado cómo ha funcionado tradicionalmente el GoreTex, y como sigue funcionando el Gore-Tex clásico. Pero hay dos membranas eTPF que no utilizan este sistema, y evitan la lámina: el nuevo GoreTex Pro, y la membrana eVENT, también usada por algunas grandes marcas.

¿Cómo lo hacen?

  • Gore-Tex Pro

    Gore-tex ha eliminado la lámina de PU en su mejor material, sustituyéndola por una especie de sandwich de 3 membranas eTPFE. La membrana del medio es de mayor densidad, la interior y la exterior son las habituales membranas. Es decir: se ha eliminado la lámina continua no porosa, rompiendo el sistema de absorción-difusión.

    A la izquierda, Gore-Tex, con lámina PU. A la derecha, Gore-Tex Pro, sin lámina, y triple membrana

    No han aclarado exactamente su funcionamiento, pero el hecho es que la transpirabilidad se ha aumentado en un 35 por ciento, igualando y superando la mayor existente para prendas duras, y se ha eliminado bastante la sensación de humedad interna provocada por la lámina PU. Después de 4 temporadas, ya se ha visto que el sistema funciona sin los problemas que surgieron al emplear la membrana Gore-Tex sin protección PU.

    Es probable que la membrana en contacto con el interior sea “sacrificada”, reteniendo la mayoría de contaminantes, que son bloqueados por la intermedia. De esa forma, la membrana exterior siempre funciona correctamente, sin necesidad de lámina continua (sin poros), y de forma inmediata, al no tener que superarla.

    Es una suposición. Sigue habiendo incógnitas sobre cómo es el proceso, pero pertenecen al secreto industrial. El hecho es que funciona muy bien.

  • Membrana eVENT

    Esta membrana fue creada por una compañía eléctrica para ser usada en filtros industriales de aire, hasta que se reconocieron sus virtudes para las prendas impermeables y transpirables.

    Tampoco emplea lámina continua (sin poros). eVent consiguió que su membrana eTPFE, microporosa, estuviera protegida de los contaminantes por si misma.

    Membrana eVent: sin lámina PU, la membrana se encuentra entre la capa interior y el forro
    Membrana eVent: sin lámina PU, la membrana se encuentra entre la capa interior y el forro

    ¿Cómo lo consiguieron?

    Protegiendo individualmente cada fibra de la membrana, por infusión. Imaginemos que la membrana fuera un tejido hecho de hilo de 1 metro: antes de tejerlo, bañaríamos el hilo estirado en el líquido oleofóbico; al tejer después, cada hilo de la membrana tendría esas propiedades, y los agujeros no quedarían taponados. Evidentemente la membrana no es un tejido, pero sirve para comprender el sistema.

    El cómo se consigue en una membrana la infusión pertenece también al secreto industrial, y no hay más datos.

    De esa manera funciona como el primer Gore-Tex: una membrana sin protección en la que la humedad se transmite inmediatamente del interior al exterior a través de los poros. Como en el caso del Gore-Tex Pro, incluso de forma más acentuada, se elimina buena parte de la sensación interior de humedad (en ambos casos la tendremos cuando la membrana sature, es decir, cuando nuestra sudoración sea superior a la capacidad de transpiración de la misma). No es totalmente cortavientos como Gore-Tex, tiene una mínima permeabilidad al aire.

    ¿Qué inconvenientes tiene?

    Si bien el ePTFE permanece con sus propiedades oleofóbicas al estar protegido, la contaminación se introduce en los poros, bloqueándolos, dejando de transpirar el sistema, y con riesgo de pérdida de impermeabilidad. Al no convertirse en hidrofílica la membrana, no es un problema tan serio como en el primer Gore-Tex, pero está ahí.

    eVent da una solución: lavar a menudo la prenda, siguiendo sus instrucciones. Es decir: esta membrana requiere de mantenimiento sistemático habitual, según su uso. Si somos descuidados, o nos olvidamos, cada vez transpirará menos, y puede llegar a calar en el momento más inoportuno.

  • Gore-Tex Active Shell y Gore-Tex ShakeDry

    Extremadamente transpirables, (tienen un RET <3, una resistencia al paso del vapor bajísima), pero no son comparables a las anteriores, ya que su ámbito de actividad es más reducido. Se emplean en prendas muy ligeras para actividades aeróbicas, (corredores, esquiadores de travesía rápidos o de competición, etc.), a costa de una menor resistencia.

    Ambas prescinden de la lámina PU, y lo que hacen es fundir la membrana con la capa interna protectora. Gore-Tex ShakeDry lleva al límite esto, eliminando la capa externa, dejando la membrana al aire. Ultraligera, no debe ser usada con tirantes de mochila, etc, pero para corredores es muy buena.

    Barrabes
    Gore-Tex Active y Shakedry, perfecto para actividades aeróbicas


Podríamos decir que, en estos momentos, la mayor garantía la ofrecen las prendas con Gore-Tex Pro. Ofrecen casi todas las ventajas de las membranas de aire permeable, como eVent, sin sus inconvenientes por falta de protección.

1.7. Construcción: 2 capas, 3 capas


Como hemos dicho antes, también existe un forro interno en contacto con el cuerpo u otras prendas. Su única función es protectora y de comodidad en tacto. Según se construya esta capa, las prendas pueden ser de 2L (2 capas), 2.5L o 3 capas. Como es una denominación muy popular, pero muy poco intuitiva, pasamos a explicarla:

  • 3 capas: Es un “sandwich” con una capa de protección exterior (material que vemos), membrana-lámina (si la tiene), y un forro interno. Las prendas más técnicas y deportivas están realizadas con 3 capas, ya que minimizan el peso, el volumen, y dan mayor libertad de movimientos.

    Las 3 capas están integradas, formando un solo tejido aparente para nosotros. Por eso decimos que es una denominación poco intuitiva.

    Gore-tex
    Podemos ver como las 3 capas se sueldan, formando un solo material fundido

  • 2 capas: Protección exterior y membrana, ambas integradas. Para evitar que la membrana se dañe, se le suele incorporar un forro interno de rejilla separado. Es más pesada y voluminosa.

    En este caso la denominación sí que puede verse: notaremos dos tejidos no unidos: el que conforman la capa exterior y la membrana -por un lado-, y el forro interno suelto -por el otro-.

    Gore-tex
    2 capas, exterior y membrana. Totalmente suelto, un forro interno de rejilla

  • 2.5 capas: En lugar de colocar un forro interno de rejilla (2 capas), o de soldarlo a la membrana (3 capas) se le realiza algo parecido a un dibujo en relieve en su interior para minimizar el roce y el desgaste de las membranas. Es algo menos duradero que los otros, pero son prendas muy ligeras y dúctiles que van muy bien para 3 estaciones.

1.8. Cuidados y mantenimiento


Puede ser que eVent necesite un mantenimiento sistemático. Pero eso no quiere decir que las prendas con Gore-Tex no lo necesiten.

Ya hemos dicho que las grandes marcas fabrican sus productos con membrana de manera que funcionen perdiendo hasta un 60 por ciento de sus propiedades. Con lo cual, también las prendas con Gore-Tex van perdiendo capacidad, aunque de forma mucho menos importante.

Es conveniente cuidarlas. Pero sobre cómo hacerlo, pronto publicaremos otro artículo.

OTRAS MEMBRANAS


Hay un buen número de membranas en el mercado. La mayoría son propietarias de marca, y son empleadas para sus productos de gama media. The North Face, por ejemplo, tiene la membrana DryVent, Patagonia H2No, y así otros.

Polartec tiene sus propias membranas, que funcionan por sistema de aire permeable, como eVent. A diferencia de otros productos Polartec, se ven en muy pocas prendas.

Y también existen membranas que no emplean eTPFE. Entre ellas está destacando en los últimos tiempos Pertex Shield, con productos muy buenos que empiezan a ser utilizados ampliamente para determinadas prendas por marcas como Rab y Ternua.

La mayoría conoceréis Pertex como una de las mejores marcas para tejido exterior de chaquetas de pluma, fibra, sacos de dormir, etc. Pero Pertex Shield es una membrana propia que está hecha de poliuretano. Mientras los demás intentan evitarla, ellos se han unido a ella, creando poros en una lámina de mayor anchura y más resistente que la empleada por Gore-Tex.

Los primeros modelos, hace unos años, no daban un buen resultado en transpirabilidad. Pero en estos momentos, con la aparición de nuevas generaciones (Pertex Shield +, Pertex Shield Pro), en 2, 2.5 y 3 capas), los niveles son bastante altos, comparables a membranas clásicas.


Gama de prendas impermeables-transpirables de Barrabes


Chaquetas para hombre
Pantalones para hombre
Chaquetas para mujer
Pantalones para mujer



Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes:
Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)