Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 39 €
Abrimos todas nuestras tiendas solo con cita previa. Solicítala aquí

Graduaciones de escalada en roca y sus equivalencias: deportiva, clásica, artificial, búlder

Diferentes sistemas de graduación de la dificultad y el riesgo.
Diferentes sistemas de graduación de la dificultad y el riesgo.

Álvaro Lafuente en The Original Route 5.12a Rainbow Wall, Red Rocks
Álvaro Lafuente en The Original Route 5.12a Rainbow Wall, Red Rocks

La necesidad de unificar criterios a la hora de valorar la dificultad en la montaña obligó a crear unos criterios de graduación.

Los sistemas de graduaciones constituyen una herramienta más de información. Son un elemento orientativo que nos permite decidir si la ruta elegida está dentro de nuestras fuerzas y posibilidades técnicas.

Es importante leer e interpretar adecuadamente tal menestra de números y letras con el fin de disponer de una referencia exacta y acertada. Está claro que no estamos obligados a emplear el sistema de graduaciones antes de comenzar nuestra ascensión, pero suele ser una buena herramienta de ayuda para escaladores y alpinistas.

Dependiendo del tipo de actividad, son más exactos y útiles los grados. Los más rigurosos y exactos son los de escalada deportiva, ya que apenas dependen de factores externos; cuanto más cercanos al alpinismo, mas influidos estarán por condiciones, meteo, calidad de la roca, riesgo, compromiso, etc.

¿Cómo se gradúa una vía de escalada?

1. Escalada deportiva

En escalada deportiva, a diferencia de en la clásica, el alpinismo, o la escalada en hielo, hablamos de equipadores. Son unas personas que, en beneficio de la comunidad se dedican a ver líneas y equiparlas (seguros, reuniones, etc) y proponer un grado, de manera que, aunque ellos no puedan encadenarlas, quien si pueda encuentre las condiciones de seguridad necesarias para hacerlo.

Exige una gran responsabilidad, ya que la vida de muchas personas va a depender de este trabajo, y solo debe hacerlo quien esté capacitado.

A veces hay escaladoras y escaladores que equipan una línea para posteriormente abrirla y escalarla ellos mismos, sin perjuicio de que otros puedan hacerlo, pero hay equipadores que pueden instalar escuelas enteras; alguno bastante famoso supera las 1.000 vías en diferentes zonas.

Los equipadores, aperturistas y escaladores de nivel han subido tantas vías de cada grado en su vida, que todas y todos han llegado a un convenio sobre qué grado adjudicar a su apertura, por simple experiencia. De esa forma, los demás aprendemos sobre grados mientras escalamos las vías abiertas.

La gran mayoría de vías de deportiva se abren rapelando y con cuerdas fijas. El escalador simplemente desciende o asciende por una cuerda fija estudiando el itinerario y fijando los seguros en los lugares mas convenientes para realizar el chapaje, estudiando la roca y los pasos críticos.

Una vez abierta la vía, los siguientes escaladores confirman el grado, o lo modifican -mínimante, en la mayoría de los casos. Y después llegamos el común de escaladores y alpinistas, que según las vías que hemos hecho, confiamos en el criterio de los expertos, y elegimos rutas acordes a nuestro nivel.

Es importante que los aperturistas:

  • Dispongan de una buena experiencia en diferentes zonas de escalada, con sistemas de graduación y grados diferentes.
  • Gradúen y escalen en diferentes zonas de escalada, conociendo diferentes tipos de rocas y vías. El aperturista ha de pensar en la globalidad del grado de manera que diferentes zonas, a pesar de sus pecualiaridades, sean comparables.

El grado es objetivo, y será la misma dificultad para una escalada en placa que para una fisura, para un tipo de roca que para otro. Evidentemente, cada quien tiene mas costumbre, experiencia y facilidad para un tipo u otro de escalada, y es posible que una persona pueda hacer un 6c en placa, y solo un 6a en fisura, por ejemplo. Estos cambios de roca y tipo de escalada requieren de adaptación, y deben tenerse en cuenta.

Existen varios sistemas de graduación. En la actualidad, y en cuanto a la dificultad, tanto en deportiva como en clásica, prácticamente solo se emplean el francés (más universal) y el estadounidense (YDS, Yosemite Digital System, muy conocido pues es en el que se gradúan las grandes vías de allí).

Tabla de equivalencias de grados de escalada francés-estadounidense

2. Escalada clásica

La escalada clásica consta de varios largos, y además de parabolts, pueden emplearse sistemas temporales de aseguramiento (empotradores, puentes de roca, pitones, friends, etc).

Normalmente las vías se abrirán desde abajo, escalando en libre o artificial, lo que requiere una mentalidad muy diferente. A medida que escalamos emplazaremos material de protección en la pared, unas veces dentro de las fisuras, con seguros temporales, y otras veces en la roca sin fisuras, empleando para ello parabolts.

Está claro que taladrar agujeros para los parabolts al mismo tiempo que escalamos es delicado, sobre todo si nos encontramos en medio de una placa lisa. Si ello es así hemos de plantearnos la posibilidad de colgarnos en artificial con el fin de colocar el tornillo en la pared. De lo contrario habremos de escalar sin colocar el seguro, espaciando la distancia hasta encontrar un punto de reposo.

Es una cuestión de planteamientos y principios éticos.

Muchos aperturistas abren la ruta empleando técnicas de escalada artificial con el fin de colocar los seguros fijos, normalmente solo en los lugares en los que sea imposible colocar ningún seguro temporal de autoprotección, y una vez finalizada la fuerzan en libre con el fin de darle el grado oportuno.

Debido a esto, los posteriores escaladores, normalmente, tendrán que llevar su propio material de autoseguro; en la pared solo quedarán los parabolts. En la reseña, además del grado, se indicará tanto el material que hay en la pared como el que tienen que portar para autoasegurarse los siguientes escaladores.

Dificultad técnica en escalada clásica

La dificultad técnica se gradúa igual que en deportiva, según el recuadro anterior. Sin embargo, es bastante más difícil de acertar; a diferencia de la deportiva, empieza a haber otros factores tanto o más importante que el grado técnico: el sistema de protección empleado, el patio, el compromiso, las condiciones climatológicas, el factor de caída, distancia entre seguros, etc.

Escalada clásica en Taghia. Foto: Álvaro Lafuente
Escalada clásica en Taghia. Foto: Álvaro Lafuente

Es decir: la dificultad técnica es igual, pero nos cuesta mas valorarla porque el resto de condiciones son diferentes, y nos afectan psicológicamente. Un 6a+ es el mismo paso a dos minutos del coche en una vía de deportiva que a 500m del suelo en autoaseguramiento. Pero evidentemente, no se ve igual. De ahí que la mayoría de escaladores y escaladoras tengan un grado máximo que pueden solventar en deportiva, y un grado máximo menor que pueden solventar en clásica, cuando entra en juego el riesgo.

Por eso, un aperturista tiene que ser muy experimentado para saber aislar el factor técnico y olvidarse del resto a la hora de graduar.

En Centroeuropa se usa también el grado UIAA, antes para todo tipo de escalada, ahora solo para determinadas zonas de escalada clásica y alpina. Es un grado que nació de transformar el antiguo grado de exposición en uno de dificultad; según se fueron ampliando los límites, se superó el VI, VII, hasta ahora, en el que un 9b es un XII. Para calcularlo aproximadamente, podemos considerar que un 5b es un VI-, y así vamos subiendo, teniendo en cuenta que mientras en la escala francesa en cada número de grado tenemos 3 letras (a, b y c), y en cada letra tenemos + y -, en la escala UIAA en cada número de grado solo tenemos + y -. Por eso un 9a+ equivale a un XI+.

Como la mayoría de escalas de dificultad fuera de la francesa y estadounidense, su uso está cada vez mas limitado.

Un mundo aparte es el sistema británico. Mezcla de una forma bastante compleja el grado con la exposición. Tan compleja que los mismos usuarios conocedores debaten y dudan sobre el sistema, que proviene de la especial ética británica de la escalada, sin clavar. Hoy en día, casi todas las vías tienen indicado su equivalente en escala francesa, y con respecto a la exposición y riesgo, el sistema británico es redundante: debido a su riesgo, además del especial sistema de graduación, cada vía suele llevar una completa descripción de otros factores explicados con palabras en la reseña.

Grado de exposición y compromiso

¿Y cómo se miden el resto de factores? Por medio del grado de exposición y compromiso.

  • Grado I. Escalada corta. Cualquier grado de dificultad. Sin peligros objetivos, descenso fácil
  • Grado II.Nos llevará mas o menos medio día el completarla. Cualquier gado de dificultad. Algunos peligros objetivos en ascenso, descenso fácil.
  • Grado III. Nos puede llevar un día entero el finalizar la vía. Peligros objetivos en ascenso, descenso delicado.
  • Grado IV. Nos puede llevar el día entero finalizar la sección técnica de la vía. Necesaria experiencia en alpinismo. Riesgos objetivos. Las dificultades no bajan del quinto grado. Aproximación larga y descenso complicado.
  • Grado V. Nos llevará mas o menos un día y medio terminar la vía. El largo mas duro no baja del grado 5 + de dificultad. Itinerario en gran pared, retirada difícil, vía no equipada, descenso difícil.
  • Grado VI. Como grado V, pero varios días de escalada para terminarla, tanto en libre como en artificial. Lugar alejado, aproximación y descenso muy técnicos.

Debido a esto, la escalada clásica suele tener varias graduaciones compartidas. Por ejemplo, la famosa The Nose, en el Capitan, Yosemite, es VI, 6C, A2, ó 8a.

  • VI: Quiere decir que la ruta requiere de más de un día de escalada con grandes dificultades en libre y artificial.
  • 6c: El grado máximo de las dificultades de escalada en libre.
  • A2: El grado máximo de las dificultades de escalada en artificial.
  • 8a: Grado máximo si escalamos toda la vía en libre, forzando el artificial de A2.

En ocasiones, al citar el grado técnico de una vía de escalada clásica, encontraremos la palabra “obligado” al lado del número (6b oblig., por ejemplo). Eso quiere decir que la vía tiene al menos un paso de ese grado que no puede superarse más que escalándolo (no podemos "acerar" agarrándonos a los seguros, etc). Quien no lo domine, no podrá escalar la vía.

En algunas reseñas podemos encontrar también la indicación "Expo". Los aperturistas avisan del riesgo de la vía: largas tiradas sin poder colocar seguro, roca muy mala, etc.

3. Escalada artificial

El material de seguro empleado durante la escalada de un largo puede emplearse de dos maneras: para proteger el largo o para progresar.

  • Si escalamos en libre emplearemos el material de seguro con la finalidad de retener una posible caída.
  • Si por el contrario nos agarramos o colgamos de la pieza de seguro con el fin de resolver un paso, emplearemos el material a modo de progresión, escalando en artificial.

Durante la escalada en artificial emplearemos los seguros tanto para protegernos como para colgarnos de ellos y con su ayuda poder progresar.

Gancho carnicero en la Gothic Nightmare. Foto: David Palmada
Gancho carnicero en la Gothic Nightmare. Foto: David Palmada

El sistema empleado para graduar vías de escalada artificial es un poco más complicado que aquel empleado durante la escalada en libre. Hasta principios de los años setenta el sistema de graduación se basaba en la inclinación de la pared. Si la pared era vertical el paso lo graduábamos de A1, si la pared era desplomada el paso sería de A2 y si se trataba de un techo el paso lo marcaríamos de A3.

Pero hoy en día ya no encontraremos este sistema, y A1, A2, etc, significan otra cosa: valoran el riesgo existente según una posible caída: cuanto más daño pueda hacerse el escalador de primero, mayor es la graduación en escalada artificial.

Al medir el riesgo, la graduación en artificial es cerrada, al contrario de la graduación en libre, en la que se van superando límites, como hace 2 años, cuando Adam Ondra encadenó Silence, el primer 9c del planeta. El grado más fácil es el A0 y el grado más difícil es el A6, y no se puede abrir mas la lista pues caerse en una vía de A5 + ó A6 puede suponer la muerte del escalador.

El tipo de seguro no influye a la hora de graduar la vía; lo que influye es si éste aguantará una caída o no. Y si tal caída es limpia o no (si al caer podemos golpear contra una repisa, una arista, algo que nos provocaría una grave lesión).

La tendencia actual es, en la medida de lo posible, escalar sin emplear clavos haciendo uso de materiales que podemos colocar o remover sin el uso del martillo. Hoy en día materiales como ballnutz, brassies o microfisureros se adaptan perfectamente a los antiguos agujeros de clavos, facilitando la progresión y protección del largo. De ahí la aparición de una nueva graduación: la limpia ó clean (representada por la letra C).

  • Ab. Artificial con buriles. El largo está equipado con buriles, rivets o chinchetas.
  • Ae. Artificial equipado. El largo está equipado con clavos, parabolts o material fijo abandonado (fisureros, plomos, etc.)
  • A0. Nos agarramos al seguro y nos superamos ayudados de este para poder progresar. No empleamos estribos.
  • A1 ó C1. Artificial fácil. Los emplazamientos suelen ser sencillos y sólidos. Si el escalador se cae el seguro debería pararle. El largo nos puede llevar una o dos horas.
  • A2 ó C2. Artificial moderado. Los emplazamientos suelen ser sólidos pero pueden resultar delicados. Normalmente hay uno o dos que sólo aguantan el peso de nuestro cuerpo entre otros que si aguantan una buena caída. De 5 a 10 metros de caída potencial pero sin peligro. El largo nos puede llevar de una a tres horas.
  • A3 ó C3. Artificial duro. Necesitamos comprobar los seguros emplazamos mediante el empleo del probador. Se tratará de un largo compuesto de varios seguros débiles, unos cinco o seis, los cuales aguantarán el peso de nuestro cuerpo pero no el de una posible caída. No obstante en el largo contaremos con otros seguros fiables que sí nos ayudarán a parar la caída, de aproximadamente unos 20 metros. El largo nos puede llevar de dos a tres horas.
  • A4 ó C4. Artificial serio. Muchos emplazamientos seguidos que solo aguantaran el peso de nuestro cuerpo (de 6 a 8). Disponemos de una posible caída potencial de 20 a 30 metros, con peligro de chocar contra repisas o salientes de la pared. Será preciso comprobar cada seguro antes de colgarnos de él. Finalizar el largo nos puede llevar mas de tres horas.
  • A5 ó C5. Artificial extremo. Mas de diez emplazamientos seguidos que solo aguantan el peso de nuestro cuerpo sobre los estribos y no una caída. Es preciso comprobar cada seguro con mucha precisión. Nos puede llevar mas de cuatro horas terminar el largo.
  • A6. Artificial extremo igual que el A5 pero añadiendo la posibilidad de que la reunión no aguante el impacto de una caída. El riesgo de caída mortal es real. Apenas hay unas pocas vías de A6 en el mundo, casi todas en las Fisher Tower, Utah.

Al valorar el riesgo, el grado del artificial cambia con el tiempo, porque según se va escalando la vía, las fisuras y agujeros de la pared se modifican.

Por ejemplo: a finales de los años 80 y principios de los 90 se produjo en Yosemite una gran decotación de grados de las vías de artificial mas escaladas. Vías que en un principio estaban graduadas de A5 ahora son A4 o incluso A3. Los A4 son A3 o A2 y así sucesivamente.

Se debió al uso y abuso de las rutas por el paso de numerosas cordadas, que agrandaron los agujeros obligando a colocar en ellos otro tipo de material, más seguro y que minimizaba el riesgo.

4. Graduación de escalada en búlder

La escalada en bloque o búlder se realiza sin cuerdas, en rocas y piedras de diferentes tamaños y baja altura, ayudados por colchonetas que amortiguan nuestra posible caída.

En ella prima la tecnicidad y la explosividad: no hay que guardar fuerzas, quizás en 6 pasos o menos acabemos la vía. Así que el grado se puede disparar.

Debido a ello, su graduación es especial. Hay dos escalas, nacidas en dos de los lugares pioneros y mas importantes del mundo del búlder: Hueco Tanks y Fontainebleau. En ocasiones, en la escala Fontainebleau veremos una F antes del grado.

Búlder. Foto: Pep Soldevila, Cuadernos Técnicos Barrabes
Búlder. Foto: Pep Soldevila, Cuadernos Técnicos Barrabes

Como se puede ver en la escala francesa, el grado es menor que en la de escalada; un 8c+ tiene una dificultad similar a los máximos grados de escalada en roca, y además de forma muy concentrada.

Suele ocurrir que, cuando una vía de roca tiene alguno de sus pasos muy concentrados, los escaladores, aunque no lo indiquen en la reseña, comenten el grado de búlder de los mismos. Así, afirmarán que una vía es un 9b, y que el paso clave es un paso de búlder de 8c+, por ejemplo. De esa forma indican que dentro de la escalada hay unos movimientos concretos muy explosivos y continuos, quizás solo dos o tres seguidos, más propios del búlder que de la escalada de dificultad.

Tabla de equivalencia de grados de búlder Hueco Tanks-Fontainebleu

Pinchando aquí podéis acceder a todo el material de escalada en Barrabes

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.